Música para resistir en medio de la pandemia COVID19: Playlist

FOTO: Ilustración Ani Ganzala Lorde.
Publicado en: 2020-04-09

“Representaciones y presencia de las Mujeres Negras en la Salsa”

En estos tiempos distópicos, de pandemia viral y apocalípticos, las expresiones y prácticas artísticas relacionadas con la danza, la música, el cine, la fotografía entre otras, han venido a ocupar un lugar central para levantar el ánimo, para distraerse en el encierro, para sentirnos cercanxs en el aislamiento. En este contexto, compartir y apreciar la música afrodiaspórica más que una distracción implica una forma de resistencia, ya que nos permite reflexionar sobre las luchas contra los despojos económicos, culturales, espirituales, epistémicos y corpo-territoriales que han afectado a los pueblos empobrecidos, afro, indígenas y subalternizados en general, de nuestra Abya Yala (América Latina).

Retomando el mejor legado del movimiento melómano en Cali[1], -la ciudad donde nací y donde viví 26 años de mi vida-, desde hace dos años he desarrollado en México espacios de escucha, baile y apreciación de temas de la salsa y de los ritmos afrocaribeños que la han nutrido, llamados Encuentros de Melómanxs de Salsa. En estos espacios presento una selección de canciones en torno a diferentes temáticas ligadas con los procesos de lucha y resistencia de la gente negra en América Latina y el Caribe y de los migrantes caribeños y afrolatinos en New York.

Es así, como en esta ocasión quiero compartirles esta playlist creada por su servidora, parte del Encuentro de Melómanxs “Homenaje a las Mujeres Negras en la Salsa”, que contiene una selección de canciones dividida en dos bloques temáticos: 1. Opresiones y Estereotipos que pesan sobre las mujeres negras, 2. Luchas feministas antirracistas desde la experiencia de las mujeres negras.

En el primer bloque de canciones están incluidas canciones que representan a las mujeres negras ligadas a estereotipos como los de su exótica belleza que las convierte en objeto de deseo de muchos hombres, sus especiales habilidades para el baile, la sabrosura y el tumbao en su caminar, la candencia de sus caderas y como el interés amoroso de hombres negros y racializados. Aunque indudablemente muchas de estas características y capacidades asociadas a las mujeres negras, -particularmente asignadas a las denominadas como mulatas,- se configuran como parte de las opresiones que nos atraviesan en tanto nos limitan a una mirada racista y estereotipada, me parece importante también poder leer entre líneas en el mensaje de algunas de estas canciones.

En temas como La Negra tiene Tumbao, Eres La Mulata, La Negra no quiere, La Mulata Rumbera o la Mala de la Película, parece asomarse también una reivindicación de la alegría, la sabrosura en el baile, la astucia o la fuerza y dureza de su carácter como parte de la resistencia de las mujeres negras en contextos donde el colonialismo esclavista y sus vigentes huellas convirtieron nuestros cuerpos en objetos de explotación para otros, y donde el goce para nosotras mismas ha sido controlado, reprimido o negado. Tampoco es menor destacar que en la selección hay temas que celebran a las mujeres negras como sujetos de enamoramiento por parte de hombres racializados como negros[2], más aún si reconocemos que la mayor parte de la música romántica independientemente del género celebra a las mujeres blancas como objetos de amor. Las canciones que integran este primer bloque de canciones son interpretadas por grandes cantantes y soneros masculinos como Cheo Feliciano, Pete “El Conde” Rodríguez, Ismael Rivera o Ismael Quintana, pero también por grandes soneras como La Lupe, Celia Cruz o las integrantes de la mítica orquesta cubana Anacaona.

El segundo bloque se compone de canciones que cuestionan los estereotipos y opresiones que pesan sobre las mujeres negras y que retratan sus resistencias y reivindican sus luchas tanto desde el ámbito artístico, como cantantes, bailarinas, y en sus luchas contra el racismo y por la defensa del territorio. Canciones como Soy Antillana, Lo Mío es Cantar, Homenaje a las Soneras, Reina Negra, La Reina y Yo soy como soy reivindican el legado de ancestralidad africana que ha configurado la identidad de las mujeres afrocaribeñas. Celebran también a las mujeres negras como reinas, reconociéndonos poderosas más allá de ideas de superioridad/privilegios o de egocentrismos superficiales, enfatizando en la importancia de la afirmación de nosotras mismas, desde la libertad, la autonomía, reconociéndonos grandes, talentosas, fuertes, como mujeres que podemos tener el control de nuestras vidas y que resistimos desde nuestras capacidades y creatividades en la música, el baile y de otras formas. Juana Bayona, Naborí, Juana Morales y Rebelión, son temas que retratan las luchas de carácter más radical de las mujeres negras por la defensa de la vida y de los territorios rurales, por el logro de autonomía económica contra los procesos de despojo capitalistas y neocoloniales y en contra de las violencias racistas, sexistas y clasistas que avalan sus injustos encarcelamientos.

Estas canciones representan además un ejercicio de memoria de las heridas coloniales que pesan sobre los cuerpos de mujeres negras desde que fueron obligadas a realizar el trabajo de servidumbre en las haciendas coloniales. Estas haciendas constituyeron lugares de opresión, pero al mismo tiempo de resistencia, ya que fue ahí que surgieron los ritmos afrocaribeños (rumba, son, guaguancó) que posteriormente se trasladarían a Nueva York y conformarían la salsa como sonido migrante urbano afrocaribeño y afrolatino. Y finalmente, temas como Basta, Yo no tengo marido, Déjala Bailar, Bailando con otro y Quiéreme, pero no me celes reflejan los cuestionamientos a los controles relacionados con el ideal del amor romántico blanco-burgués, el rechazo a la idea de los celos como expresión de amor, en tanto se relacionan con actitudes de inseguridad y desconfianza. Estas canciones representan entonces una reivindicación feminista antirracista de formas de amar más libres, de mayor cuidado y más sanas. En este segundo bloque, las canciones son interpretadas y compuestas musicalmente en su mayoría por grandes soneras de la salsa como Celia Cruz, Choco Orta, Yolandita Rivera o por orquestas femeninas como Anacaona. Visibilizar la presencia femenina negra en la Salsa es muy importante, ya que en diferentes momentos la industria de la música salsa ha querido reducir la participación de las mujeres a un papel marginal, como meros adornos u objetos de divertimento, en el papel de bailarinas y coristas que acompañan las orquestas masculinas, pero donde no tienen un lugar central.

Sin duda la curaduría de estas canciones está realizada desde mi mirada como una feminista negra antirracista, por lo tanto, es arbitraria y sesgada, es decir, la selección responde a mis ideologías políticas y a mi interpretación de las experiencias de las mujeres negras retratadas en sus letras. Así que espero que haya coincidencias con mi visión, y si no es así, que se disfrute de igual manera desde la distancia y contradicción con mi criterio de selección.

Música para resistir en medio de la pandemia COVID19. Playlist “Representaciones y presencia de las Mujeres Negras en la Salsa”: 

Primer bloque de canciones: Opresiones y Estereotipos que pesan sobre las mujeres negras

  1. Ansia Loca – Cheo Feliciano
  2. Eres la Mulata – Tite Curet Alonso
  3. Linda Mulata – Ray Barretto
  4. Óyeme Mulata – Johnny Pacheco
  5. Bilongo – Ismael Rivera
  6. Mi negrita me espera – Ismael Rivera
  7. Mujer Divina – Joe Cuba
  8. Salomé – Cheo Feliciano
  9. Vente Negra – Habana con Kola
  10. La Negra no quiere – Grupo Niche
  11. La mala de la película – La Lupe
  12. La Negra tiene tumbao – Celia Cruz
  13. El Paso de Encarnación – Larry Harlow Orquesta
  14. Tu caminar – Ismael Quintana
  15. La Mulata Rumbera – Orquesta Anacaona
  16. Songoro Cosongo – Héctor Lavoe
  17. Catalina La O – Pete “el Conde” Rodríguez

Segundo bloque de canciones:  Luchas feministas antirracistas desde la experiencia de las mujeres negras

  1. Soy Antillana – Celia Cruz y la Sonora Ponceña
  2. Reina Negra – Luigi Texidor
  3. Juana Bayona – Sonora Ponceña
  4. Naborí – Cheo Feliciano
  5. Juana Morales – Domingo Quiñones
  6. Homenaje a las Soneras – Choco Orta
  7. Lo Mío es Cantar – Yolandita Rivera (Haddock Orquesta)
  8. Basta – Choco Orta
  9. Quiéreme, pero no me celes – Orquesta Anacaona
  10. Yo no tengo marido – Yolanda Rivera
  11. Déjala Bailar – Soledad Bravo
  12. Bailando con otro – Orquesta Anacaona
  13. Yo soy como soy – La Lupe
  14. La Reina – La Lupe
  15. La Rebelión – Joe Arroyo

[1] Me refiero a espacios como Salsa al Parque o el Encuentro de Melómanos y coleccionistas que se realiza cada año en el marco de la Feria de Cali que se realiza entre el 26 al 30 de diciembre.

[2] Es importante destacar que la mayoría de estas canciones son interpretadas por hombres negros como Ismael Rivera, Cheo Feliciano, Pete “El Conde” Rodríguez, Luigi Texidor, Tite Curet Alonso, Joe Arroyo.

Foto principal: Ilustración Ani Ganzala Lorde, ilustradora, lesbiana, afrofeminista.

Print Friendly, PDF & Email

Feminista antiracista afrocolombiana. Actualmente es doctoranda en el posgrado en Estudios e Intervención Feminista del Cesmeca-Unicach de San Cristóbal de las Casas, (Chiapas-México). Intereses: Feminismo negro y decolonial, trabajo reproductivo feminizado y racializado.

2 Comments

  1. Estimada Astrid Yulieth Cuero Montenegro, gracias por visibilizar la imagen de la mujer Negra en la Salsa específicamente en esta epoca de Covid 19. Sin duda alguna has tocado una fibra que muy pocas personas a penas ven.
    De paso agradezco la inclusión de mi persona en tu maravillosa investigación y escrito sobre nuestras opresiones, laceraciones, invisibilidades.
    Me gustaron ambos bloques musicales y las selección de canciones.
    La mujer negra es ignorada, vejada, invisibilizada, que lucha constante debemos tener para que alguien nos mire, observe o valide.
    He luchado y batallado toda mi vida artística para lograr obtener un rayo de luz en mi rostro, sin esperar que el sol me alumbre de forma natural.

    • Es un honor para mí recibir este tipo de reconocimiento de parte suya a este trabajo hecho con mucha pasión y dedicación. Admiro muchísimo tu talento como cantante, compositora y musica, querida Choco Orta. Y sí, las mujeres negras en general hemos estado muy invisibilidas, nuestros aportes han sido negados, pero aquí estamos para confrontar esa historia oficial que nos niega y mostrar cómo hemos luchado y como lo seguimos haciendo. Abrazos hasta Puerto Rico.

Deja un mensaje

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *

3 Me gusta
0 No me gusta