Donde hay opresión, hay reacción. La esperanza activa en las luchas de las mujeres negras en Paraíba, Brasil

FOTO: Tomada de Facebbok de Bamidelê
Publicado en: 2020-04-03

Entrevista a Vania Fonseca

Vania, usted podría presentarse: ¿De dónde viene? ¿Cómo se define? ¿Cuáles son sus ámbitos laborales y políticos/activistas?

Mi nombre oficial es Ivonildes da Silva Fonseca. Mi nombre artístico es Vania Fonseca. Vengo del Estado de Bahía, de las ciudades de Castro Alves (donde  nací) y de Salvador, cuidad en la que crecí, maduré e hice los mayores descubrimientos de mi vida, como por ejemplo que la historia de los pueblos indígenas y negros tiene que ser escrita, que las personas son diversas en opciones religiosas y en orientación sexual y que la pobreza material tiene color.

Así, me defino como una mujer que permitió con su propio cuerpo el nacimiento de 2 niños, quienes son hoy 2 hombres. Una mujer que asumió su negritud y vive cuestionando la desigualdad social y de género, una mujer que tiene la esperanza (débil, fuerte) de que la vida debería ser mejor. Mi madre me influenció mucho, quien desafiaba la pobreza para alimentar a sus hijos (5) y que tenía una fe desmedida en las divinidades religiosas. Mi padre era alcohólico.

Trabajé toda mi infancia en el ambiente doméstico con la responsabilidad de cuidar de las casas donde vivía. Fueron muchos los barrios donde vivíamos en casa arrendadas. A veces, ejercí el trabajo doméstico en casas diferentes de la mía. Durante la adolescencia inicié la vida profesional como actriz, en la juventud cambié de profesión y trabajé como bibliotecaria; en la fase adulta escogí trabajar en una sala de clases donde actué como profesora. Estudié con muchas dificultades hasta obtener un doctorado y hoy soy Profesora en la universidad.

Mi definición de la “actuación en la vida” es ser profesora-activista porque no comparto la idea de enseñar con neutralidad.

La militancia de las mujeres negras del estado de Paraíba:

¿Cómo analiza el contexto económico, social, cultural y político para las mujeres, y en particular para las mujeres negras, del estado de Paraíba?

Paraíba es un estado en el que ha ido asumiendo la existencia de caras gitanas, indígenas, negras porque la cara blanca era la única asumida, y es la cual tiene aceptación irrestricta, lo que da espacio social sólo a una pequeña parte de las personas. La historia de aquí ha sido escrita por portugueses y holandeses pero con la fuerza de la militancia está siendo poco a poco alterada.

La militancia de las mujeres de Paraíba es un hecho histórico significativo, pero es sólo recientemente que ésta militancia está marcada por la característica étnica-negra. La situación social, económica, afectiva (en el sentido de relaciones amorosas) de las mujeres negras en Paraíba no es diferente a la de otras partes de Brasil, lo que cambia es la fuerza de la militancia que tiene un tono más fuerte en otros estados como Maranhão, Pernambuco, Bahía, etc. Esto ocurre porque la afirmación étnico-racial de forma colectiva en Paraíba sólo ocurrió a finales del siglo XX. Tenemos muchas mujeres negras asumidas étnicamente en Paraíba, principalmente en el terreno de las religiones afro-brasileras.

¿Cómo se expresa el racismo contra las mujeres en Brasil, y más específicamente en Paraíba?

El racismo tiene expresiones semejantes en Brasil. Son manifestaciones directas e indirectas, hay ejemplos de ofensas verbales, físicas, hay bromas que, dicen, no tiene la pretensión de ofender. El racismo se manifiesta también en las instituciones gubernamentales que deberían atender a la gente indiscriminadamente pero no es el caso.

En el año de 2010, junto al profesor José Antonio Novaes coordinamos una investigación para identificar cómo era la atención prenatal a gestantes negras en las Unidades de salud en Grande João Pessoa, en un contexto de VIH y sífilis. Tuvimos la insatisfacción de descubrir que los profesionales de medicina omitían informaciones para mujeres negras porque consideraban que por su condición étnica tenían bajo poder cognitivo. De esa investigación publicamos un libro titulado “Gestantes negras”.

De tal forma que, tenemos en Paraíba una parte de la población que trabaja por el fin del racismo y otra parte que está profundamente influenciada por la idea de la democracia racial y ésta parte está en posición de comando en los poderes ejecutivo, legislativo, judicial; está presente en las universidades, en los tribunales y en los medios de comunicación.

De otro lado, debo resaltar que hay cambios, pero éstos están promovidos por pocas personas, hay pocas mujeres en las universidades, en el Parlamento, en las delegaciones. Los dueños de los canales de televisión, y radio en Paraíba (y Brasil) promueven la “democracia racial”. Hemos logrado una enorme conquista de derechos a través de las leyes 10.39/03 y 11.645/08 pero ha habido pocas acciones para la efectividad de la parte de quienes están en posición de poder político y económico.

Las consecuencias del gobierno de Bolsonaro en la vida de las mujeres negras:

¿Puede hablarme un poco de las violencias en contra de las mujeres negras? ¿Los feminicidios? ¿Las violencias políticas?

Las violencias contra las mujeres negras son de toda naturaleza. En el sitio internet de Geledés, encontramos que: En Brasil la tasa de feminicidios es de 4,8 para 100 mil mujeres – la quinta mayor en el mundo según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS)- . En 2015, el Mapa de la Violencia sobre homicidios entre el público femenino reveló que, de 2003 a 2013, el número de asesinatos de mujeres negras creció 54%, pasando de 1.864 para 2.875.

En la misma década, fue registrado un aumento de 190,9% en la victimización de mujeres negras, índice que resulta de la relación entre las tasas de mortalidad blanca y negra. Además, para el mismo período, la cantidad anual de homicidios de mujeres blancas cayó 9,8%, saliendo de 1.747 en 2003 para 1.576 en 2013. Del total de feminicidios registrados en 2013, 33,2% de los homicidas eran parejas o ex -parejas de las víctimas.

La delegación de la Mujer de Paraíba constata que: “En 2019, de los 70 casos de violencia contra mujeres, 38 fueron feminicidios. Además de 32 homicidio, 2 latrocinios, y 1 lesión corporal seguida de muerte.”

El aumento de los casos de feminicidios está siendo minimizado y es evidente que la “autorización” dada por quien dirige Brasil, está contribuyendo a este terrible fenómeno social. Lamentablemente en Paraíba, las instituciones de la policía y de la justicia aún no trabajan con datos desagregados de las afectaciones étnico-raciales que  permitan elaborar mecanismos de protección para la población negra en general.

¿Cuáles son las consecuencias del gobierno del presidente Bolsonaro (misógino, homofóbico, racista, militarista) en las vidas de las mujeres negras?

Las consecuencias son de las más nocivas. Los efectos son perversos en el sentido de la destrucción de las instituciones, en las contribuciones al aumento de prácticas homofóbicas, incentivo al crecimiento del sentimiento de odio en contra de la población negra, quilombolas, de las religiones del candomblé, de la umadan, de la Jurema (expresión religiosa Paraíba), de las mujeres en general y un ataque a la concepción de humanidad.

Para quien está viviendo en este querido país es triste ver el retorno de “gente pidiendo” en las calles, personas experimentando el hambre que, durante las políticas establecidas en los gobiernos de Lula y Dilma, estaría prohibida.

Las consecuencias son devastadoras y nos corroen. Hay mucha gente enfermándose, aislándose.

Hay una fuerza económica impulsando este cambio de la realidad brasileña y el ejemplo de esta actuación de los poderes económicos es la amplia divulgación de la campaña del “Emprendimiento”. El cual ofrece las 24 horas del día la ilusión de “ser dueño de su propio comercio”, que dice “sea su propio patrón”, como solución para “enriquecerse”. Es semejante a lo que predicada la “Teología de la prosperidad” impulsada por las Iglesias fundamentalistas.

Resistir desde la hermandad:

¿En este contexto difícil, cómo las mujeres negras resisten y se organizan (sobre todo en Paraíba)?  ¿Cuáles son sus demandas?

En Paraíba, especialmente en João Pessoa, hay un grupo de mujeres que se reúne y participa en proyectos que movilizan a otras mujeres, haciendo autocuidado, rechazando la violencia religiosa, participando en las redes sociales y organizando manifestaciones en la calle. Y las demandas son contra a la desigualdad racial y de género, por el fin de la violencia y del feminicidio, por el combate a la lesbofobia y otras fobias en relación a la orientación sexual.

FOTO de Vania.

¿Vania, usted puede platicarme un poco sobre la historia de Bamidêle y de sus actividades?

Yo parto de la afirmación de que donde hay opresión, hay reacción. La reacción puede ser individual o grupal. En este sentido en Paraíba, la reacción frente al racismo es presente, frecuente. Pero, no existía una forma de reacción colectiva, así Bamidelê – Organización de Mujeres Negras en la Paraíba- es una organización pionera en el tema que se constituyó como persona jurídica y dio un tono reactivo diferente al racismo en este Estado.

Antes de la oficialización de Bamidelê ya existía el Movimiento Negro que con el liderazgo de João Balula (fallecido en 2008) evidenciaba el racismo. Pero, las cuestiones relativas a las mujeres negras necesitaban ser trabajadas. Así, algunas mujeres negras comenzaron a reunirse para tratar las cuestiones de memoria, fortalecimiento personal, creación de lazos fraternos y de forma revolucionaria, se presentaron en el de 25 de julio ante la sociedad paraibana.

En este contexto político, las mujeres negras constituyeron Bamidelê en 2001 y su fundación se dio gracias al empeño de Éfu Niaki (Tanzania), Maria José dos Santos (Alagoas) y Solange Pereira Rocha (Paraná). Estas tres mujeres oriundas de diferentes territorios, se radicaron en Paraíba, unidas por la necesidad de revindicar la dignidad de las mujeres negras.

Bamidelê es una organización no gubernamental compuesta por feministas negras, su misión y proyecto político es contribuir a la eliminación del racismo y del sexismo, buscando la equidad de género en una perspectiva étnico-racial. La palabra Bamidelê viene de la ancestralidad africana (Yoruba), y uno de sus significados es Esperanza, aproximándose más al significado de Esperanzar, o sea, una esperanza activa que busca la realización.

La organización tiene por principios: la construcción de una sociedad justa y democrática, la defensa de los derechos humanos, el respecto de las diferencias y el combate de la pobreza y de todas las formas de violencias, opresiones, discriminaciones o exclusiones (tales como las de género, raza, etnia, clase, orientación sexual, religión, política, diferencia generacional o relativa a las personas con deficiencia), el respecto de los principios éticos de transparencia e imparcialidad en su gestión; la defensa de los derechos humanos y el poder de las mujeres, jóvenes y adolescentes, así como el fortalecimiento de sus organizaciones.

Desarrollamos acciones educativas y formativas como cursos, palestras, campañas, talleres, ferias de salud, capacitaciones, ruedas de conversa, seminarios y producción de material didáctico con foco en las temáticas de salud (sexual, reproductiva y de población negra), educación, derechos sexuales, derechos humanos y acciones afirmativas. Actuamos también haciendo control social de políticas públicas, movilización social y acciones de fortalecimiento político de los movimientos negros y feministas, con los cuales nos articulamos local y nacionalmente.

Nuestras acciones tienen como público participante mujeres negras, jóvenes y adolescentes de comunidades, movimientos y escuelas de las zonas urbanas y rurales de Paraíba, especialmente la comunidad reminiscente del quilombo Caiana dos Crioulos, en Alagoa Grande/PB (ref. Pagina internet da Bamidele).

Actualmente, debidos a las dificultades financieras, las actividades están limitadas a la participación en encuentros, movilizaciones colectivas y palestras.

Vania, desde afuera estamos viendo muchos brasileros que están huyendo del país porque no se sienten en seguridad. ¿Usted y sus compañeras sienten que es más difícil ahora expresar sus opiniones políticas (y tal vez también sus opiniones culturales y religiosas)? ¿Se sienten amenazadas de alguna forma?

Estamos viviendo en un terreno minado. Nuestra libertad está en agonía. Yo trabajo como profesora y a veces me encuentro estudiantes que quieren impedir que se dicten ciertos contenidos en aula. Éste es un ejemplo recurrente en el país y hay incluso quienes están filmando para denunciar a los profesores. El sentimiento de amenaza hace parte de nuestras vidas.

¿Cuál sería el mensaje que le gustaría enviar a otras feministas de Abya Yala y de Europa?

Yo particularmente prefiero hablar de Hermandad en el lugar de Sororidad, porque en nuestra historia las acciones de unión tuvieron el nombre de Hermandad. Entonces, el mensaje es: sin Hermandad no caminaremos para afirmar nuestro lugar en esta sociedad racista, misógina, individualista, violenta, sangrienta. Tenemos que hermanar en Brasil, tenemos que vencer el desánimo cotidiano para irnos al encuentro de la otra y así enfrentaremos los poderes perversos, sobre todo contra los niños y niñas negros, las mujeres negras y los hombres negros.

Entrevista hecha por Saraka, artivista feminista decolonial que agredece a Vania por su disponibilidad para esta entrevista. Es muy importante abrir espacios para que las mujeres que luchan contra el sexismo, el racismo, el capitalismo, la heteronormatividad y las violencias, puedan expresarse.

Saraka es una artista y activista feminista decolonial y antirracista. Nació en el Brasil pero desde hace muchos años es migrante desarraigada y desde este lugar actúa. Es antropóloga y trabaja ahora en organizaciones de apoyo a mujeres exiladas sobrevivientes de violencias en Francia.

Print Friendly, PDF & Email

(Activista nacida en el estado de Bahía (Brasil))

Actriz, investigadora y profesora no neutra. Es militante en la organización Bamidelê de mujeres negras del estado de Paraíba.

Deja un mensaje

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *

3 Me gusta
0 No me gusta