Aj: Recetas para cuidarnos en tiempos de crisis

FOTO: Claudia Acevedo
Publicado en: 2020-03-28

Las abuelas de tiempos antiguos han nombrado al día Aj, como un día en que se recupera la información de todas las generaciones pasadas, para trasladar la sabiduría a las generaciones más jóvenes… por ello es la manifestación de la vara que han tomado y ejercido las mujeres de poder con dones y virtudes de sabias, siendo que su palabra es sagrada.

En el día Aj, se agradece por la siembra, las plantas, por el buen tiempo, por la regeneración de la naturaleza, su purificación y armonía, así como la regeneración de nuestro espacio sagrado, nuestras energías.

En la vibración del amor y la sabiduría de las abuelas, honramos la brujería porque es nuestro poder.

Receta para cuidar nuestro calor:

En éstos tiempos tan llenos de emociones revueltas, con miedos, ansiedad, tristeza, intranquilidad, con frío en el corazón, es importante apapacharnos para poder hacer lo que el momento nos pide, recuperar lo importante, desintoxicarnos del mundo, fortalecer nuestro sistema para seguir transformando lo de afuera y recuperar lo que necesitamos de las redes de vida…

Las hierbas son como nuestras abuelas, sabias, y están aquí para ayudarnos a transitar por este camino y transformar todas estas emociones, aquí algunas recetas para darnos calor y apapachar nuestro corazón…

Para el susto: darnos unos baños con albahaca, ruda, romero o apazote… también podemos frotarnos el cuerpo y darnos masajes, después de bañarnos, con oleatos (plantas maceradas en aceite de oliva, almendras, uva, aguacate) o tinturas (plantas estrujadas en alcohol).

Si nos ponemos tristes: acariciemos nuestra corazona con manzanilla, geranio o avena, ya sea en infusiones, en baños o ambos.

Si estamos ansiosas: baños calientes con albahaca para calmar nuestra cuerpa y romero para relajarnos y fortalecer nuestro sistema nervioso.

Si nuestra vulva, cuello uterino y útero reaccionan ante el susto y la incertidumbre nada mejor que el tomillo, la caléndula y la artemisa, para limpiar y depurar.

Si nuestros riñones reaccionan al miedo, a no tener “el control” sobre todo lo que ocurre, ayudemos a limpiarlos con mucho perejil, ya sea licuado en ayunas o hervido por diez minutos y tomar un trago al día. Nuestra orina necesita eliminar lo que tragamos y no procesamos…

Si nuestros pulmones reaccionan por angustia, tristeza, miedo, trozos de limón con agua caliente para salvarnos la vida. Mucho jugo de limón caliente para apapachar nuestro corazón; podemos agregarle un trozo de jengibre y una pizca de cúrcuma.

Si necesitamos tomar perspectiva y “desocupar” la mente, un poco de la planta de poder de cannabis, para ver más allá de lo que ocurre…

Si nos sentimos en soledad que el retumbar de los tambores nos conecte con la memoria del útero del que venimos y con el palpitar del corazón de la tierra, y así podamos decir: ¡que nuestras alegrías sigan siendo el secreto de las resistencias!

Si todo nuestro cuerpo reacciona con rabia y enojo por las injusticias que ocurren durante este periodo, gritemos, escribamos, saquémoslo del cuerpo y hagámosle saber al Estado y sus esperpentos que no nos callarán, que vamos a derrumbar este estado de cosas y vamos a crear un mundo distinto, un mundo en donde las redes de vida, la naturaleza, las plantas medicinales, las plantas de poder, son la vida misma.

Para estar en conexión con nosotras mismas y todo lo que es, es necesario recordar quiénes somos y de dónde venimos y así, hacer los rituales que hemos realizado por muchas vidas y muchos tiempos, e intensionar la vida, la alegría, y la justicia. Esto, entre todo lo que hacemos, calentará nuestra alma, mente y corazón contra la tristeza, el miedo, el enojo y nos dará la posibilidad de crear otra forma de ser, estar, amarnos a nosotras mismas y quizás a otras…

¡Que nuestros fuegos y nuestras danzas sigan vivas!

Foto principal: https://bilbao.nueva-acropolis.es/

Print Friendly, PDF & Email

Bruja, lesbiana, feminista que disfruto y vivo, vivo y respiro, pauso y me muevo, desde ese lugar reconozco y honro a las que abrieron los caminos y por ello hago sanación y transformación para la acción de las mujeres...

Deja un mensaje

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *

2 Me gusta
0 No me gusta