“El odio que das”… ¡El odio que nos dan y que nos jode a todxs!

FOTO: https://booksandstoriesofmyheart.blogspot.com
Publicado en: 2019-06-03

El odio que das, así se titula el maravilloso libro de la afro-estadounidense Angie Thomas y la película basada en dicho libro, dirigida por George Tillman Jr. ¿Qué sensaciones nos produce  tan solo ese título? Solamente con ver a la muchacha negra en la portada de ambos, unx puede imaginarse que la autora hablará del odio racial. Y sí, ya sé que muchxs están cansadxs de que se hable de este tema; unxs porque quieren evadir responsabilidades de sus privilegios y de una historia de horror, y otrxs porque prefieren pensar que “el alma no tiene color”, pues ello es más fácil que aceptar que por su color de piel su existencia valga menos para la sociedad. Pero así como Starr (la protagonista de la historia) siento la necesidad de no guardar silencio, porque el hacerlo significaría que prefiero vivir en la burbuja de la negación de la realidad  del racismo que SÍ EXISTE, solo que HA MUTADO.

La película empieza con una de las escenas más fuertes a mi parecer del libro, un padre negro afro-estadounidense dándole una lección de vida importante pero dolorosa a su hijo e hija negrxs de no más de 13 años: cómo deben actuar cuando un policía lxs detenga. Para muchxs esto no tendría importancia, pero para las personas negras esta es una lección de vida o muerte, literalmente hablando. En un contexto como Estados Unidos donde informes relatan que en lo que va del año 2019, más de 80 personas fueron asesinadas por la policía,[1] no es difícil deducir quiénes son las principales víctimas, sobre todo teniendo en cuenta los resultados de investigaciones oficiales como los de la CIDH (Comisión Interamericana de Derechos Humanos)[2] que indican que en relación a los hombres blancos, los hombres hispanos tienen el doble del riesgo de ser asesinados por la fuerza policial, mientras que para los hombres negros este riesgo se triplica (aún si están desarmados). No necesitas estar armadx para que la policía te mate, tu sola existencia es una amenaza latente.

Así como  Aiyana Jones (de 7 años), Tamir Rice (de 12), Trayvon Martin (de 17), Laquan McDonald (también de 17), Tony Robinson (de 19) o Wilber Alvarado González (de 19, lo mataron en Bogotá, Colombia)[3], también fue asesinado en el libro Khalil Harris, un hombre negro de apenas 17 años  a quien un policía blanco le arrebató la vida bajo la excusa de que creyó que su peine era un arma. Muchos Khalils, muchos Tamirs, muchos Wilbers que representan generaciones de personas negras que no nacieron, familias quebrantadas, tejidos sociales fragmentados. Son jóvenes que en la vida real están siendo asesinados por un sistema que debería protegerlos pero que en realidad responde a toda una lógica de exterminio racial.

FOTO: https://booksandstoriesofmyheart.blogspot.com

No estoy exagerando, ya varixs líderes/as y académicxs han advertido sobre esta situación que no es nueva y que cada vez está cobrando más y más vidas de gente negra. El profesor Santiago Arboleda Quiñónez, uno de los pensadores afrocolombianos más importantes de nuestra época, se refiere a este fenómeno como un ecogenoetnocidio:

“… son daños estructurales y requieren que los leamos de manera integral, en una matriz que incluye la destrucción ecosistémica, la eliminación física de un grupo humano y su destrucción cultural integral. Para entender esta complejidad he propuesto llamarla ecogenoetnocidio.”[4]

Eso es lo que hemos estado viviendo desde hace siglos, un ecogenoetnocidio, un exterminio racial, basta con mirara todos los sucesos históricos que han ocurrido sistemáticamente para atentar contra las vidas de las personas negras en todos los ámbitos, buscando quebrantar también su moral, su psiquis, su memoria; la destrucción de todo un tejido social. La esclavización, la expropiación de África y luego de cualquier territorio en donde estemos asentadxs, el trabajo doméstico como prolongación de la esclavitud, el Apartheid, la segregación, el olvido estatal en territorios mayoritariamente negros y el conflicto armado centralizado en dichos territorios como consecuencia de ello, la implantación de la droga en comunidades negras, políticas de esterilización forzada y de blanqueamiento también en comunidades negras, asesinatos sistemáticos a líderes/as y activistas negrxs y, en general, la vulneración sistemática y estructurada de derechos de las personas negras son muestra evidente de toda una lógica racista del mundo global blanco por erradicar lo negro progresivamente y de diferentes formas.

Por eso creo firmemente que el racismo no ha desaparecido, simplemente ha mutado sus formas de actuación. El hecho de que en los sectores con mayor población afrodescendiente de países como Estados Unidos, Colombia o Brasil haya problemáticas graves de vandalismo, venta y consumo de drogas, prostitución, la mayor parte de la mano de obra para el servicio doméstico, violencias de género y pobreza extrema, evidencian el racismo estructural bastante latente hasta nuestros días. La autora del libro, Angie Thomas, lo expone de una forma muy práctica y sencilla cuando Khalil, minutos antes de su asesinato, le explica a Starr a cerca de la filosofía de “Thug life” que el difunto artista afro-estadounidense 2Pac menciona en una canción con ese título:

—¡Escucha! The Hate U Give Little Infants Fucks Everybody. T-H-U-G L-I-F-E. Thug es maleante, life es vida. Quiere decir que el odio que la sociedad nos da cuando somos jóvenes regresa y les patea el trasero cuando crecemos y nos volvemos adultos y más salvajes. ¿Entiendes? (pág. 18)[5]

Así, el odio que la sociedad le da a las personas negras es el que cobró la vida de Khalil, de Tamir, de Trayvon porque los policías piensan que lxs negrxs son maleantes per-sé; es el que hace que jóvenes negrxs en Buenaventura terminen en bandas criminales para luego ser asesinadxs o asesinar en casas de pique; es el odio que hace que en las cárceles brasileras  aproximadamente el 61% de los reclusos sean personas negras en el segundo país con más población afrodescendiente en el mundo; y es el mismo odio que promueve que los muchos hombres negros embaracen a diestra y siniestra pero no construyan familia, tal y como fueron adiestrados en la época esclavista. Es todo un círculo vicioso de destrucción progresiva de los tejidos sociales de las personas negras.

Sin embargo, así como Starr y como Thomas, creo firmemente que la transformación está en nosotrxs mismxs, en esas personas que viven esa realidad diariamente pero que rompen  el silencio para que lxs jóvenes, las nuevas generaciones rompan ese ciclo de odio y auto-destrucción. Gracias infinitas a todxs nuestrxs ancestrxs que lucharon y por eso estamos aún aquí dando lidia, a esas Harriet Thubman, esas María Matamba, esos José Prudencio Padilla. Gracias a quienes están, a las poderosas de la Red Alas de Mariposa, a las cimarronas del sindicato de trabajadoras domésticas Afrocolombianas de UTRASD, a las lideresas de la Casa de Chontaduro, a las tías  berracas de la Escuela Yemayá de Usme…¡GRACIAS!

Nuestras vidas sí importan y nuestra memoria no lxs olvida:

Aiyana Jones – Trayvon Martin – Rekia Boyd – Michael. Brown – Eric Garner – Tamir Rice – John Crawford III –  Ezell Ford – Sandra Parks – Freddie Gray – Alton Sterling – Philando Castile – Emmet Till – Wilber Alvarado González .  Pero también en Colombia, en Bogotá y Soacha recordamos a Daniel Andrés Perlaza Hurtado – Edward Samir Murillo –  Deivis Andres Angulo Peralta – Alexander “Pichy”[6]

Por último quisiera dejar este montaje[7] que alguien hizo en Estados Unidos sobre el asesinato de Trayvon Martin a manos de un policía blanco, George Zimmerman. En el montaje se ve un Trayvon blanco y un Zimmerman negro, promoviendo la pregunta ¿qué hubiera pasado si Trayvon hubiera sido blanco y el policía negro? El chiste se cuenta solo. Juzguen ustedes si realmente el alma no tiene color…

FOTO: proporcionada por Veronica Cristancho

  Montaje  Vs Fotos reales

[1] HispanTv Nexo Latino. Policía de Estados Unidos: de la brutalidad a la impunidad. 2019. Encontrado en: https://www.hispantv.com/noticias/ee-uu-/410993/brutalidad-policial-impunidad-racismo

[2] Comisión Interamericana de Derechos Humanos CIDH. Informe Violencia policial contra Afrodescendientes en estados Unidos. 2018. Encontrado en: https://www.oas.org/es/cidh/informes/pdfs/ViolenciaPolicialAfrosEEUU.pdf

[3] Pulzo. ¿Otro caso grafitero? Policía habría asesinado a joven por colarse en Transmilenio. 2017. Encontrado en:. https://www.pulzo.com/nacion/policia-investigado-por-crimen-joven-colo-transmilenio-PP234485

[4] El Espectador. “El posconflicto no debe perpetuar la impunidad”: Santiago Arboleda. 2018. Encontrado en: https://www.elespectador.com/colombia2020/pais/el-posconflicto-no-debe-perpetuar-la-impunidad-santiago-arboleda-articulo-857078

[5]Thomas, Angie. El odio que das (pdf). Espa pdf. 2017. Encontrado en www.espapdf.com

[6]El Afrobogotano Periodismo Afrocolombiano. “Asesinan a los Negros y no hay retrato hablado”. 2015. Encontrado en: http://elafrobogotano.com.co/asesinan-a-los-negros-y-no-hay-retrato-hablado/

[7] Reeve, Elspeth. The Atlantic. The hunt for the white Trayvon Martin. 2013. Encontrado en: https://www.theatlantic.com/national/archive/2013/08/hunt-white-trayvon-martin/311848/

Foto principal: https://booksandstoriesofmyheart.blogspot.com

Print Friendly, PDF & Email

Mujer NEGRA, quibdoseña de nacimiento y de añoranza pero la fría Bogotá me vio crecer. Licenciada, activista contra el racismo, el patriarcado y la heteronorma. Radical. Integrante de la Colectiva Matamba Acción Afrodiaspórica. Bailo para sanar, lucho para transformar!!

One Comment

  1. Gracias por dar voz a lo que desde arriba se quiere silenciar. Gracias por este articulo y los anteriores. Me encanta tu estilo fresco.

Deja un mensaje

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *

4 Me gusta
0 No me gusta