Serena Williams regresa a la batalla en Francia

FOTO: Alangkara File. Tomada de: https://www.elperiodico.com
Publicado en: 2019-05-23

El 26 de mayo inicia el segundo grand slam del año, esta vez se levantará el polvo en tierra francesa al inaugurarse el Roland Garros y tendremos la oportunidad de volver a ver a Serena Williams disputando sus batallas tenísticas para llegar al triunfo #24 en títulos de Grand Slam; el título con el que se ubicará junto a Margaret Court como la tenista con mayor número de títulos alcanzados en la historia. El triunfo de Serena en esta instancia se ha convertido en un anhelo inagotable para sus millones de seguidoras/es en el mundo. En medio de la espera que va en conteo regresivo, se ha visto muy viva su carrera, aunque ya no es el tennis lo único que mueve a seguir a esta gran atleta.

Hemos visto como en los últimos años Serena se ha convertido en una figura mundial al asumir con tenacidad su lucha contra el sexismo y defender a toda costa las oportunidades que las mujeres tienen para traspasar los obstáculos del patriarcado y el racismo, al menos en el mundo deportivo.

Serena Williams ha tenido una carrera fantástica y muy larga, siendo una adolescente llegó al circuito profesional de tennis y rápidamente se ubicó entre las mejores del mundo junto a su hermana mayor la también extraordinaria Venus Williams. No es difícil recordar aquellas batallas de Serena y Venus contra las ya legendarias Steffi Graff, Martina Hinguis, Lindsay Davenport, Jennifer Capriati, que en la década de los 90´s del siglo pasado reinaban en el “deporte blanco”, todas ellas por supuesto mujeres blancas de países del norte global, es decir, privilegiadas, nacidas en cunas de oro, en un ambiente deportivo impregnado de elites y acomodados empresarios inundando los palcos de los majestuosos estadios de tennis en Melbourne, París, Wimbledon y New York.

Luego con el cambio de siglo, también se renovó el tennis femenino, llegaron grandes figuras como las belgas Kim Clijster y Justin Henan con un tennis impecable, muy parecido al de las hermanas Williams. Como olvidar el golpe de revés a una mano de Justine Henan, que se pavoneaba con efectividad desafiando  la remembranza del toque de Mónica Seles, pero aun así, ya las Williams dominaban con facilidad el circuito. Venus llegó a ser número uno en el ranking mundial en Febrero de 2002 y muy pronto Serena el 8 de julio del mismo año se ubicó en el trono y no se bajó sino 57 semanas después en Agosto de 2003, un año entero de triunfos consecutivos a sus cortos 20 años.

Luego vino una lesión que la sacó de competencia, seguida del asesinato de Yetunde la hermana mayor de las Williams, quien era su asistente personal. La noticia fue devastadora, en una calle del sur de Los Ángeles en medio de un tiroteo una bala alcanzó el pecho de Yetunde que justo estaba en la misma zona en donde Venus y Serena aprendieron a jugar tennis. La ausencia de las hermanas Williams dio lugar a que reinaran las belgas el circuito junto a la rusa María Sharapova, hasta el 2008 cuando volvió a liderar el trono la menor de las hermanas Williams.

Ya conocemos la historia del 2017 cuando Serena ganó el abierto de Australia, el primer grand slam del año y consiguió así su título #23 de los grandes. Un detalle bello de la diáspora africana sucedió cuando después de la ceremonia de premiación recibió un regalo especial de Michael Jordan, dos pares de tenis Air Jordan con el número 23 grabado en costado de los zapatos. Luego llegó la noticia de su embarazo y con ello su retiro temporal de las canchas.

Circuló la sangre con el “Wakanda Carsuit” en el 2018

Llegó el 2018 y Serena regresó a la alta competencia con un traje para proteger la circulación de su sangre, pues la tenista padece una enfermedad que la llevó en el 2011 a ser intervenida quirúrgicamente para superar una crisis generada por coágulos de sangre en sus pulmones. Luego de casi morir por las complicaciones en sus pulmones de nuevo con coágulos después del parto de su hija Olympia, Serena regresó a competir en un grand slam y escogió a Roland Garros para su hazaña, fue ahí en Francia donde le criticaron el uso de su traje terapéutico titulado “Wakanda Carsuit”, ¿lo recuerdan?.

Fue emocionante ser testigos de la sagacidad de Serena para recordarnos que su carrera tenística aún no terminaba, como una espléndida deidad de la diáspora africana decidió llevar con ella un mensaje de heroína en su traje inspirado en la famosa película de Marvel “Black Panther”, combinó fantasía con realidad, llevó una malla medicinal que le permitiera sobrevivir a tan altas exigencias físicas, pero con estilo y confort, ella se alzó como una Pantera Negra sobre la tierra batida parisina.

Su regreso fue fascinante logró alcanzar los octavos de final del torneo, pero se retiró por una lesión en el pectoral derecho, justo antes de enfrentarse a la rusa María Sharapova. Pudimos observar un tennis impecable, con mucho ritmo para una jugadora que llevaba un año sin estar en las canchas y que aún lactaba. Su hazaña wakandiana fue inspiradora y provocó que muchas/os en algún momento también sintiéramos que la sangre tenística de Serena circulaba plácidamente.

Lo intentará de nuevo

Luego de la controversia generada por el traje de Serena y de las amenazas de no volverla a dejar lucir un look wakandiano en las canchas, Serena se presentó en el abierto de Estados Unidos con un tutú en donde su protesta simbólica incomodó hasta a los árbitros que la desconcentraron para alzar su #24. Serena este año participó en el Abierto de Australia y alcanzó a jugar de manera inolvidable los cuartos de final contra Pliskova que la derrotó en tres sets, luego de una torcedura en el tobillo de Serena, aunque Williams argumentara después que no fue el motivo de su derrota.

Ahora llega el Roland Garros que tiene la superficie más difícil para Serena, el polvo de ladrillo. De este torneo sólo tiene tres trofeos conseguidos en 2002, 2013 y 2015, mientras que de los otros torneos de grand slam (Australia, Wimbledon y US Open) ha alzado más de cinco veces la victoria. Hoy a sus 37 años le esperan figuras muy jóvenes como Sloane Stephens, Naomi Osaka, Simona Halep o Garbine Muguruza que sueñan ser como ella, seguir sus pasos y alzar el triunfo consecutivo de torneos de Grand Slams, estas chicas son sin duda sus más difíciles contrincantes en la actualidad.

Vuelven las garras de Serena para insistir en algo que merece, su sueño, su locura más grande, la exquisitez de bofetear al racismo, escupir el clasismo, de someter al sexismo y de consumar su desafiante gesta portando hasta la cima su fastuosa negritud en medio de las contiendas excelsas de la blanquedad en el Tennis. Sin duda Serena Williams ya es más que un #24, es más que la historia misma.

FOTO: Alangkara File. Tomada de: https://www.elperiodico.com

Print Friendly, PDF & Email

Activista nacida en Buenaventura, territorio de la región AfroPacífica colombiana. Afrofeminista y periodista alternativa, integrante de la Colectiva Matamba Acción Afrodiaspórica y para el goce del pueblo también Dj MambAmira.

Deja un mensaje

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *

7 Me gusta
0 No me gusta