Portugal: la música en la "Revolución de los Claveles"

Momento de la Revolución de los Claveles. Portugal.
Publicado en: 2019-04-26

Un día como ayer, 25 de Abril…

Corría el año 1974 y la Península Ibérica era una gran dictadura en sí misma. El Salazarismo llevaba desde finales de los 20 manteniendo un dominio totalitario en Portugal y, al otro lado de la frontera, el Franquismo, agarrado al poder tras el golpe de estado del 36, la guerra civil (1936 – 1939) y 35 años de fascismo, estaba en sus postrimerías (Franco moriría año y medio más tarde) pero aún estaba.

Sin embargo, ese 25 de Abril de aquel 1974, un grupo de militares portugueses organizados en torno al MFA (Movimiento de las Fuerzas Armadas) se alzó contra el régimen salazarista, volviendo a traer la democracia al país y favoreciendo la emancipación de las últimas colonias portuguesas de Ángola, Guinea – Bisáu y Mozambique (que llevaban en guerras de independencia desde 1961), terminando al fin con lo que fue el imperio portugués en África.

Lo que ocurrió ese día se conoce como la “Revolución de los Claveles” y la canción “Grândola, Vila Morena” de José (o Zeca) Afonso, prohibida por el régimen, se utilizó como segunda señal radiofónica al ser emitida en la emisora católica Radio Renascença veinte minutos después de la medianoche, marcando el definitivo inicio del alzamiento militar y convirtiéndola en un símbolo de libertad (“Terra da fraternidade. O povo é quem mais ordena”).

Esta versión que les comparto es de casi 10 años más tarde, al final de un recital de Zeca Afonso que estaba siendo retransmitido en la televisión, por la emoción que transmite ese directo. No obstante, la versión grabada, más sobria y con un efecto de pasos sobre gravilla en marcha militar, también merece ser escuchada (la pueden encontrar aquí: Grândola, Vila Morena. Zeca Afonso).

El nombre de la revolución se puso a partir del momento en que la población, que salió en riadas a la calle a apoyar a los alzados, entregó claveles (flor de la temporada) a los soldados, quienes los iban poniendo en las bocas de sus fusiles y cañones, mostrando que no querían que fuera una revolución violenta. Y prácticamente fue así, logrando en un día y poco el fin de una dictadura de casi 50 años.

Como apunte personal, mi madre me dio un cartel alusivo a esta revolución (que estuvo colgado en la puerta de mi cuarto juvenil durante años) y me enseñó esta canción. Así que este texto va por ella, para que no se nos pierda la memoria histórica y cruzando los dedos para que las elecciones generales de este domingo en el estado español no traigan de vuelta un fascismo que conocemos (demasiado) bien.

Salud y poder popular.

Print Friendly, PDF & Email

La música forma parte de mí desde siempre. Me rodea, me sostiene, me expande, me calma, me activa. Me gusta hacerla, oírla, descubrirla... tanto como compartirla (y, con ella, todos los significados culturales y políticos que porta).

One Comment

  1. ¡¡¡Que no vuelva el fascismo!!!

Deja un mensaje

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *

2 Me gusta
0 No me gusta