Limpieza CrudiVegana

FOTO: Magda Ehlers 
En: https://www.pexels.com
Publicado en: 2019-01-13

¡Para comenzar!

Quiero proponerte una especie de desintoxicación espiritual a partir de lo que llevamos a nuestra boca, entiéndase alimentos. La entrada del nuevo año más los catorce días en Cuba que me hicieron comer sabroso, pero también cargado de carbohidratos y grasas, que me están pesando no solo en el cuerpo sino que además mentalmente.

He decidido entonces comenzar, a partir del lunes 14 de enero una especie desintoxicación alimentaria, tratando de comer todo lo crudo que pueda, partiendo del principio de que los alimentos preparados pierden muchos de sus valores nutricionales y también como una manera de aligerarme.

Quiero advertir que esto es pura inspiración, y parto del hecho de que no consumo producto animal alguno, o sea, soy vegana. De manera que mis productos crudos se refieren a vegetales y frutas básicamente.  No es la primera vez que hago una acción como ésta, hace cuatro años, cuando comenzaba en el veganismo, estuve aproximadamente un mes comiendo un 80% de alimentos crudos. Además de manera intermitente me he pasado días ingiriendo solo líquidos.

Yo me he propuesto hacer esta limpieza crudivegana por 16 días, pues mi hija tiene cumple el 30 de enero y quiero regalarle una madre espiritualmente fortalecida. En esta “aventura” me acompañan algunos amigos y algunas amigas de las redes sociales, lo cual me hace sentir cómplice e incrementa, sin dudas, la motivación.

Aunque huela a sacrificio, se trata también de disfrutar lo que comemos, dedicarle tiempo a la elaboración; no hay nada más delicioso que una buena y colorida ensalada preparada por nosotros mismos.

La idea es tomárselo como un reto diario: “Hoy, estas 24 horas no comeré nada cocinado”. Lo anterior no implica que en algún momento se sientan ganas de comer y se coma algo procesado. En ese caso es mejor no sentirse culpable ni nada por el estilo, el objetivo es continuar para que al final de día poder tener de nuestro lado todas las horas que comimos crudo.

Yo soy vegana, pero tú no tienes que serlo para participar de una experiencia como ésta, aunque comer crudo, para una persona omnívora, implica en un 95% alimentarse de plantas.

Quisiera dar cuatro tips para las compras que debemos hacer:

1) La idea es comprar bastante vegetales, sobre todo de hojas verdes, además de jengibre y limón. Se puede comprar: espinacas, lechuga, col (en todas sus versiones), tomate, rábano, remolacha, brócoli, zanahoria, canónigos, aguacate, pepino, etc. La intención es que predomine lo verde, porque suele tener mucha menos azúcar, aunque otros colores pueden estar presente. Para aderezar puedes comprar un buen aceite (yo he encontrado uno de ajo que es una delicia), jugo de limón, semillas, frutos secos, etc.

2) Semillas, preferentemente no tostadas. Las primeras se pueden poner en agua para ablandarlas. En caso de ser tostadas fijarse que no tengan sal añadida.

3) Frutas todas las que deseen. No obstante hay que ver las porciones, dado que algunas de ellas contienen mucha azúcar, como por ejemplo las bananas y las uvas.  En todo caso tu cuerpo irá diciendo qué es lo que necesita.

4) Los frutos secos porque contienen azúcar añadida, por lo tanto sería ideal comer poquitísimas cantidades o no comerlos. De cualquier manera son una buena y rápida solución para cuando se tiene un bajón o nos llegan las ganas de comer algo dulce. Decididamente es mejor comerse unas uvas pasas que un pedazo de dulce.

Yo soy diabética y lo he tenido en cuenta para hacer las compras, determinar cuándo voy a tomar alimento y cuándo no. Recuerda que cada quien asume la responsabilidad de alimentarse adecuadamente (o no), así que ten en cuenta si tienes alguna enfermedad o condición que te impida llevar una alimentación crudivegana. Esta es tan solo una sugerencia. La decisión es tuya. Las consecuencias también.

Si te animas no dejes de avisarme, puedes dejar un comentario acá en la Revista Marea o escribir en alguna de mis redes y así nos podemos acompañar mutuamente. Yo empiezo el lunes 14, tú cuando desees si es que así lo decides.

Mi idea es documentar lo que voy ingiriendo de manera de poder postearlo al final del día, por aquí, en Revista Marea también lo estaré compartiendo.

Parafraseando a un reconocido locutor cubano: Buena suerte “crudivegeando”!

FOTO: Magda Ehlers
En: https://www.pexels.com

 

Print Friendly, PDF & Email

Afrofeminista, Bloguera, Psicóloga y Comunicadora. Autora del blog Negra cubana tenía que ser y del proyecto Directorio de Afrocubanas. Licenciada en Psicología por la Universidad de La Habana, 1996; Máster en Estudios de Género, 2008; y diplomada en Género y Comunicación por el Instituto Internacional de Periodismo José Martí. Diez años de experiencia laboral como editora y periodista del sitio web Cubaliteraria. Gestiona la bitácora Negra cubana tenía que ser (negracubanateniaqueser.com) desde junio del 2006. En la actualidad desarrolla el Directorio de Afrocubanas (directoriodeafrocubanas.com)

Deja un mensaje

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *

0 Me gusta
0 No me gusta