Soy Andreia de Jesús, soy una mujer negra y ocuparé un espacio de poder como diputada.

FOTO: @andreiadejesus2018

No fuimos vencidas por la anulación social,
Sobrevivimos a la ausencia en la novela, en el comercial;
El sistema puede incluso convertirme en empleada,
Pero no me puede hacer razonar como criada;
Mientras que las mujeres convencionales luchan en contra del machismo,
Las negras luchamos para vencer el machismo,
El prejuicio, el racismo
Yzalú

Dandara, Luíza Mahin, Carolina Maria de Jesus, Mãe Menininha, Tereza de Benguela, Laudelina, son muchas de las referentes negras que por mucho tiempo protagonizaron luchas que han sido invisivilizadas a lo largo de la historia, a ellas mis luchas y mis palabras.

FOTO: @andreiadejesus2018

Ser negra latinoamericana en una sociedad marcada por el racismo y el patriarcado es una compleja y desafiante realidad. En el censo de 2010, el último realizado en Brasil, las mujeres negras éramos aproximadamente un cuarto de la población brasileña, casi 50 millones de mujeres en una población que para ese año alcanzaba los 191,7 millones de brasileños (as).

El Dossier mujeres negras: retrato de las condiciones de vida de las mujeres negras en Brasil producido por jóvenes investigadoras negras, trae relevantes cuestiones sobre las condiciones de vida de las mujeres negras brasileñas. Se han señalado innumerables cuestiones en las cuales las desigualdades sociales marcadas por las cuestiones de género y raza son determinantes, entre ellas, que las mujeres negras son las víctimas más grandes de violencia doméstica, con las peores condiciones laborales, con el ingreso más pequeño, con el más bajo nivel de escolaridad y con el índice más grande de mortalidad materna, por estas y otras razones, las mujeres negras en el año 2015 ocupamos las calles con la Marcha de las Mujeres Negras por el bien vivir.

FOTO: @mmnegrasSP

Como mujer negra y activista de los derechos humanos debo decir que en las últimas dos décadas, en Brasil, hemos logrado avances en torno a la promoción de la igualdad racial, algunos ejemplos de esto son la promulgación del Estatuto de la Igualdad Racial y la implementación de políticas de acciones afirmativas. Sin embargo, esto que hemos ganado está bajo amenaza con la creciente ola del conservadurismo y del fascismo en todo el país.

Siempre he vivido en la periferia de la periferia, a los 12 años ya trabajaba como empleada doméstica, accedí a la universidad a través de una política de acciones afirmativas, por esto considero que estas pequeñas luchas ganadas son importantes, sin embargo tengo la certeza de que la transformación social vendrá cuando tengamos una sociedad más justa y democrática.

Hoy considero que la presencia de nuestros cuerpos negros y sobre todo nuestros cuerpos de mujeres negras en las elecciones habla de un proceso de resistencia y de enfrentamiento continuo al racismo, proceso que nació con mis ancestros y ancestras, que sobrevivieron a las adversidades y a la violencia para que a nuestras vidas llegaran los sonidos de los tambores para resignificar la religiosidad, la nueva tierra, la nueva lengua, mismos que arrancados de manera violenta trajeron canto, sabiduría y fiesta.

Yo resistí al servicio doméstico aun cuando era niña, al racismo contra mi pelo y mi piel y hoy llevo la tarea histórica de representar a mi pueblo negro, pobre y favelado. Pero yo no estoy sola, detrás de mí, a mi lado, están las yabas, mis hermanas negras que construyen ese país en el silenciamiento del día a día.

Luchamos para ocupar los espacios que históricamente fueron negados a mi pueblo.

Luchamos para que las políticas públicas puedan garantizar derechos a la población negra y para ser reconocidas como sujetas de derecho.

Luchamos para romper con los estigmas y estereotipos que atraviesan las vivencias de las mujeres negras. ¡Somos muchas! Y construiremos un proyecto de sociedad que corresponda a todas y todos. ¡Las mujeres negras somos resistencia!

“El negro tiene que tener nombre y apellido”, dijo Lélia Almeida González. Y yo digo: soy Andreia de Jesús, soy una mujer negra latinoamericana, y voy a ocupar un espacio de poder como diputada estatal de Minas Gerais.

                                                                      ¡Salve Maestro Moa de Katendê!
¡Somos semillas, Marielle Vive!

Abogada popular, educadora infantil y diputada estatal elegida en Minas Gerais. 2018. ¡Cuando juntas, somos MUCHAS!

One Comment

  1. As mulheres feministas de Minas Gerais nos orgulhamos de ter como nossa representante a deputada Andreia de Jesus. #SomosMuitas

Deja un mensaje

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados *

1 Me gusta
0 No me gusta